top of page

"Camino Taichi"


Meditaciones a partir de una caligrafía de Lü Dongbin

por Daniel Chadud

Perseverar, perseverar, perseverar

Relajar, relajar, relajar

Perdonar, perdonar, perdonar

El silencio, puede ser la mejor respuesta

Perseverar, perseverar, perseverar

Uno debe auto-disciplinarse.

Perseverar, seguir adelante sin rendirse,

incluso en circunstancias difíciles,

uno debe mantener en alto su espíritu

y empeñarse, para lograr sus objetivos.

Cuando tus desafíos se vuelven duros

y ya has superado el período de “la luna de miel”,

debes perseverar en tu camino

y respetar tus compromisos.

Mantén tus principios firmes, tus raíces sólidas,

para poder cumplir tu propósito.

Eso significa ser “cuadrado por dentro”;

auto disciplinado y perseverante.

Relajar, relajar, relajar

Cuando nos formamos una imagen estática de nuestro mundo,

y nos enfrentamos a los naturales cambios que la vida tiene,

reaccionamos con rigidez y tensión,

producto de la frustración que esto nos genera.

Hemos desarrollado el hábito de resistir el cambio,

en vez de estar preparados para ser flexibles

y abiertos a la realidad dinámica que nunca se detiene.

Relájate, no dejes que el miedo te controle,

si luchas rígidamente en contra de la realidad, tensarás

y tu equilibrio terminará siendo quebrado por lo inevitable.

Si al fuego respondes con más fuego,

el bosque entero termina quemándose.

Esto es usar fuerza contra fuerza (doble presión);

la frustración atrapará tu mente, consumirá tu energía,

y te llevará a perder una visión más amplia.

Fácilmente serás controlado por la ira.

El miedo lleva a la ira,

sembrando también otras emociones negativas.

Tómatelo con calma, no desesperes,

no trates de controlarlo todo,

o te volverás predecible y manipulable.

Aprende a escuchar y seguir,

mantén tu equilibrio interno y tu raíz,

redirige las fuerzas que te abrumen,

así podrás abrirte a nuevas oportunidades

y conseguir una nueva posición más favorable.

No reacciones:

mantén tu centro,

evalúa neutralmente,

usa tu sabiduría interna

y luego acciona.

Al igual que no se empuja el agua,

canaliza las presiones,

usa las fuerzas espirales,

manténte relajado, centrado